Exponer un bebé al aire de toda la noche cuando está enfermo no me parece buena idea.

0 - Comentarios
¡GRAN VIGILIA PARA MUJERES!
Lugar: Estadio Mágico González.
Fecha: Martes 30 de abril.
Hora: 9:00 p.m.
Predicador invitado: Pastor Mario Vega.
Invita: Misión Cristiana Elim.
¡No falte!

Esa era la cuña que se pasaba por Radio Restauración durante la semana antes de la vigilia de mujeres que se realizó el día martes 30 de abril de 2002 (1 de mayo es asueto en El Salvador). Mi esposa estaba entusiasmada, yo igual. Pero algo sucedió llegado el día, algo parecía frustrar ese anhelo, especialmente en mi esposa: Nuestro Marvin Josué, que para ese entonces sólo contaba con apenas 6 meses de edad, comenzó a dar síntomas de malestar en su salud, en minutos apareció la fiebre, luego vómito, momentos después la diarrea.

¡Oh no!... ¡Tanto esperar ese día para hoy tener que correr al hospital! Teníamos 2 opciones: 1) Aplicar medicamento y esperar su recuperación, implicaba no poder asistir al evento; a esa edad el bebé necesitaba ser amamantado, y yo no era el indicado para el cuidado en estas circunstancias, y 2) Desafiar la adversidad e ir a la vigilia contra la lógica. A mi manera de ver las cosas ¡La frustración en mi esposa parecía inminente!

Yo pues, como todo un hombre de fe y siervo de Dios jeje, dije a mi esposa: "No creo que sea conveniente exponer el bebé al aire de la noche, es una vigilia y el estadio no es techado, mejor no vaya porque el niño se puede poner peor". Considero que cualquier persona con cordura hubiera dado el mismo consejo, pero mi esposa me contestó con voz firme: "¡Yo voy a ir a la vigilia Stanley!, ¡me lo llevo!, ¡yo sé que Dios me lo va a sanar!".

Al ver la resolución firme de mi esposa, dije en mi corazón: "Es mejor dejarla ir, ella tiene convicción que Dios sanará a Marvin; no quiero ser tropiezo a su fe ya que la Biblia dice: Ay del que sirve de tropiezo, mejor es que le aten al cuello una piedra, y lo arrojen al mar." Así que, decidí apoyarla confiando en El Señor y respetar su determinación.

Esa noche no dormí tranquilo, quería estar con Daysi pero el evento era sólo para mujeres; daba vueltas en la habitación yo sólo, Melvin y Katherine estaban dormidos en su respectiva habitación. Finalmente, como a las 11:00 p.m. me recosté en la cama con la radio junto a mí para monitorear el evento; estaban transmitiendo testimonios de mujeres madres sufridas, y cómo éstas habían logrado salir adelante con la ayuda de Dios ante esposos alcohólicos que las maltrataban y les impedían ir a la iglesia, maltratos físicos y verbales de su cónyuge, abandono, hijos en problemas de drogación y pandillas, en fin, era para no perderse la transmisión de la radio.

Transmitieron la prédica del pastor Mario Vega, estuvo ¡reconfortante! Al final, como a la 1:00 am, ya de madrugada, el pastor Vega hizo la tan esperada oración por las madres que sufren maltrato físico y verbal, así como abandono de sus esposos y de sus hijos, oró por las madres que tenían hijos enfermos (ese momento era para nosotros), y también por aquellas madres que estaban pasando depresión a causa de problemas económicos y enfermedades. En fin, fue una vigilia muy pero muy especial. Ciertamente no asistí físicamente, pero me gocé como si hubiese estado ahí, recibí gran bendición, pues mi fe se fortaleció.

Al amancecer, yo esperaba a mi esposa para saber qué había sucedido... ¡Sorpresa!... Mi esposa volvía con la sonrisa de oreja a oreja.... ¡Marvin estaba más fresco que una lechuga, no había fiebre, no había diarrea, no había vomitado más... La infección había desaparecido. ¡Gloria a Dios!



Bien dicen que los cristianos somos "algo locos y atrevidos". Y es que se necesita un poco de locura para hacer las cosas que hacemos a causa de nuestra fé; desafiando a veces las leyes de la naturaleza con tal de honrar a nuestro amado Jesús, es como hemos visto su mano poderosa en nuestras vidas.

Cuando por los medios humanos no es posible, confiando en Él lo hemos logrado.

Hasta el momento en que escribo esta historia, nuestro Marvin Josué no ha vuelto a enfermarse, llegan gripitas pero se van pronto. ¡Bendito el que vive para siempre!

Esta es una más amigos y amigas, hermanos y hermanas lectores(as) , una más de muchas que me gustaría compartir con ustedes, espero algún día poder traerlas a este blog. ¡A Él sea la gloria!... ¡Gloria a Cristo!

En Marcos 9:23: "Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible."

Hebreos 11:6 dice: "Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan."

Espero que esta historia le ayude a creer más en Dios, que nuestro Dios cuida de sus hijos e hijas, y que nunca nos abandonará sabiendo que estamos en problemas, aunque estos parezcan imposibles, en Dios hay solución. Amén.


¡Que Dios le bendiga!

www.ElArbolVerde.com
Sígueme → Google.com/+StanleyGomez y twitter.com/stgomez7

Etiquetas