No son las personas, sino un espíritu detrás de ellas.

2 - Comentarios
"No son ellas Daysi, es un espíritu que está detrás de ellas manipulándolas para poner tropiezo en nosotros al hacer la obra de Dios, Satanás quiere que nos sintamos mal y que cerremos la reunión, tenemos que cuidar de no entrar en discordia con ellas, debemos hacer la guerra orando."

Esas palabras dije a mi esposa con toda convicción en El Señor luego que nuestra vecina, que tenía su casa frente a la nuestra, decidiera junto a sus 3 hijas elevar el volumen de su equipo de sonido y organizar un baile improvisado en la entrada de nuestra casa, impidiendo el acceso de las personas que transitaban el camino, como también el acceso a la entrada de las personas que nos visitarían al momento de la reunión; no faltaba más, eso sucedía a escasos minutos que iniciáramos en nuestra casa la reunión familiar (llamada ahora reunión de célula).

Como lo describo en la portada de este blog, mi vida está llena de experiencias sobrenaturales en Dios, y gracias a Él he podido discernir qué decisión tomar en momentos difíciles cuando se trata de hacer la obra de Dios. No digo que sea un gran evangelista, o algún servidor de renombre, no, a lo que me refiero, es que como cristianos, muchas veces enfrentamos dificultades o estorbos cuando hacemos la obra de Dios; y necesitamos depender de Dios para que Él nos limpie el camino por donde hemos de transitar.

Uno de los desafíos más grandes de todo servidor que trabaja con células de hogar, es saber cuidar su testimonio, pues el campo de trabajo evangelizar no es en tierras lejanas, sino nuestro vecindario; y se hace indispensable reflejar el amor de Cristo en el trato hacia las personas, para así poder dar testimonio eficaz al hablar de Jesucristo a los amigos.

Todos sabemos que es más fácil salir a predicar lejos, en comunidades donde no nos conocen; pero evangelizar en nuestro vecindario no es nada fácil, por el hecho que nuestros vecinos no nos pierden de vista todo el tiempo, y siempre buscarán una razón, una falla nuestra por pequeña que sea, para excusarse de asistir a nuestras reuniones de célula, o simplemente argumentar la famosa frase tan conocida: "Para ser como ustedes estoy mejor así"; y en muchas ocasiones, las personas tienen la razón, pues a veces cometemos errores de los cuales, cuando queremos dar testimonio de Jesucristo, nos lamentamos de hacer actuado mal con un amigo o vecino.

Siguiendo con el relato anterior, recuerdo que le dije a mi esposa: "Esto no viene de Dios, hay un espíritu en ellas que las hace actuar así, necesitamos doblar rodillas".

Decidimos encerrarnos con mi esposa un momento y oramos asi:

"Padre Nuestro que estás en los cielos, sabemos que no somos perfectos, pero estamos por iniciar la reunión y seguramente en algo estamos fallando, por favor perdónanos y ayúdanos porque hay un estorbo diabólico justo a la hora que vamos a hacer tu obra, desvanece ese aire de enemistad que hay en nuestros vecinos, limpia el camino porque sólos no podemos hacer tu obra, te lo rogamos en el nombre de Jesucristo. Amén."

Para no hacerles larga la historia, me retiré para llevar a los vecinos que momentos antes habían sido invitados a la célula, la cual por la gracia de Dios, se desarrolló en un ambiente tranquilo, porque las vecinas ya habían apagado el sonido y habían cerrado la puerta. Gloria a Dios.

Otro día les contaré una experiencia que tuvimos con estos vecinos y de cómo logramos vencer ese espíritu de contienda que se había levantado contra nosotros.

Reflexión: Cuando una persona se encienda en enemistad contra usted, por cuanto usted es un cristiano nacido de nuevo, y una buena actitud no funciona, no se preocupe, la persona sólo está siendo utilizada por Satanás, debemos orar por esa persona para que Dios nos limpie el camino. Ningún diablo puede resistir al ayuno y la oración, si es con nuestro cónyuge, mejor.

Hay que tener presente siempre esto:

"Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes." Efesios 6:11-13 (RV1960)

¡Que Dios le bendiga!
http://stanleygomez.blogspot.com

Blogs sobre reuniones de célula:
Ayuda para líderes célulares.
Células Que Se Multiplican.

2 Responses so far

Etiquetas