¿A qué vas a la Iglesia? - Pastor Mario Roque (Prédicas en audio).

0 - Comentarios
Talvez se habrá dado cuenta que congregarse es un mandato bíblico, y un consejo para mantenernos firmes en nuestra carrera hacia la Patria Celestial; al asistir a los servicios a la iglesia, muchos hemos experimentado innumerables bendiciones desde el momento en que iniciamos el servicio con la oración, luego lectura del salmo, los coros de avivamiento, la adoración, la profecía y posteriormente el mensaje de La Palabra de Dios.

Pero a pesar que el congregarnos es una grande bendición para el pueblo de Dios que lo hace con propósito, a menudo vemos personas circulando alrededor del local de la iglesia mientras éste se desarrolla, otros se quedan dormidos al interior o están por ahí medio despistados.

Conozca a la luz de este audio con el pastor Mario Roque, cuál debe ser el propósito al congregarnos.

Por Pastor Mario Roque.




Lectura bíblica: 1 Reyes 8:37-43 RV60:

37 Si en la tierra hubiere hambre, pestilencia, tizoncillo, añublo, langosta o pulgón; si sus enemigos los sitiaren en la tierra en donde habiten; cualquier plaga o enfermedad que sea;
38 toda oración y toda súplica que hiciere cualquier hombre, o todo tu pueblo Israel, cuando cualquiera sintiere la plaga en su corazón, y extendiere sus manos a esta casa,
39 tú oirás en los cielos, en el lugar de tu morada, y perdonarás, y actuarás, y darás a cada uno conforme a sus caminos, cuyo corazón tú conoces (porque sólo tú conoces el corazón de todos los hijos de los hombres);
40 para que te teman todos los días que vivan sobre la faz de la tierra que tú diste a nuestros padres.
41 Asimismo el extranjero, que no es de tu pueblo Israel, que viniere de lejanas tierras a causa de tu nombre
42 (pues oirán de tu gran nombre, de tu mano fuerte y de tu brazo extendido), y viniere a orar a esta casa,
43 tú oirás en los cielos, en el lugar de tu morada, y harás conforme a todo aquello por lo cual el extranjero hubiere clamado a ti, para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre y te teman, como tu pueblo Israel, y entiendan que tu nombre es invocado sobre esta casa que yo edifiqué.


www.ElArbolVerde.com

Etiquetas