Debemos glorificar a Cristo en nuestra vida - Pastor Owen Aguirre (Prédicas en audio).

0 - Comentarios
¿Cuál es nuestra reacción ante los problemas?

Esta predicación es un llamado a La Iglesia del Señor a mantenerse en pie de lucha, a no bajar la guardia, debido a que La Iglesia del Señor tiene un adversario que no duerme ni descansa nunca. Ese adversario no es de carne ni sangre, sino el mismo diablo, el cual es un espíritu.

Un llamado a valorar lo que tenemos a pesar de las tentaciones, problemas y dificultades que los cristianos enfrentamos a diario, para que Cristo sea glorificado en nuestra vida.
Pastor Owen Aguirre.





Lectura bíblica 2 Reyes 6:24-33 RV60:

24 Después de esto aconteció que Ben-adad rey de Siria reunió todo su ejército, y subió y sitió a Samaria.

25 Y hubo gran hambre en Samaria, a consecuencia de aquel sitio; tanto que la cabeza de un asno se vendía por ochenta piezas de plata, y la cuarta parte de un cab de estiércol de palomas por cinco piezas de plata.

26 Y pasando el rey de Israel por el muro, una mujer le gritó, y dijo: Salva, rey señor mío.

27 Y él dijo: Si no te salva Jehová, ¿de dónde te puedo salvar yo? ¿Del granero, o del lagar?

28 Y le dijo el rey: ¿Qué tienes? Ella respondió: Esta mujer me dijo: Da acá tu hijo, y comámoslo hoy, y mañana comeremos el mío.

29 Cocimos, pues, a mi hijo, y lo comimos. El día siguiente yo le dije: Da acá tu hijo, y comámoslo. Mas ella ha escondido a su hijo.

30 Cuando el rey oyó las palabras de aquella mujer, rasgó sus vestidos, y pasó así por el muro; y el pueblo vio el cilicio que traía interiormente sobre su cuerpo.

31 Y él dijo: Así me haga Dios, y aun me añada, si la cabeza de Eliseo hijo de Safat queda sobre él hoy.

32 Y Eliseo estaba sentado en su casa, y con él estaban sentados los ancianos; y el rey envió a él un hombre. Mas antes que el mensajero viniese a él, dijo él a los ancianos: ¿No habéis visto cómo este hijo de homicida envía a cortarme la cabeza? Mirad, pues, y cuando viniere el mensajero, cerrad la puerta, e impedidle la entrada. ¿No se oye tras él el ruido de los pasos de su amo?

33 Aún estaba él hablando con ellos, y he aquí el mensajero que descendía a él; y dijo: Ciertamente este mal de Jehová viene. ¿Para qué he de esperar más a Jehová?


http://stanleygomez.blogspot.com

Etiquetas