¡Cuidado con lo que predicas!

0 - Comentarios
Cuando las personas van a la Iglesia (el edificio) buscando escuchar Palabra de Dios movidas por el fuego del Espíritu Santo, llegan con una sed de Dios tal, que todo lo que escuchan del predicador es verdad y gozo para ellas; y las enseñanzas de los pastores las atesoran en su corazón como verdades absolutas, similar a cuando los padres enseñan a sus hijos pequeños lo que es peligroso y lo que no lo es. Ellos lo creen todo, y muy difícilmente en el futuro alguien les va a convencer de lo contrario.

Por ello...

Más les vale Líderes que se paran frente a las multitudes para enseñar el camino que lleva a La Salvación:

Que sus predicaciones sean conforme a La Palabra de Dios, y se dejen guiar por El Espíritu Santo cuando enseñan e instruyen al rebaño de Cristo. No sea que con el paso de los años, tengan que estar enseñando cosas nuevas que les ha sido reveladas, y con ello contradigan lo que antes predicaron y enseñaron en el pasado. El daño causado en la conciencia de ellas sería irreversible, y... ¡Ay de ustedes!

Saludos!

www.ElArbolVerde.com

Etiquetas