En aquel día...

0 - Comentarios
Un mundo donde aún entre los animales haya paz. Donde el lobo no haga daño a la oveja, ni la serpiente muerda a un niño; donde los animales carnívoros coman pasto...
¿Se imagina usted vivir en un mundo donde no hayan asesinatos ni violencia, ni ninguna clase de injusticias. Donde no haya más desamparados, ni hambre, ni llanto, ni dolor;

Un mundo donde aún entre los animales haya paz. Donde el lobo no haga daño a la oveja, ni la serpiente muerda a un niño; donde los animales carnívoros coman pasto...

Un mundo donde la sonrisa sea en todos, de oreja a oreja?

Pues, déjeme decirle que, en aquel día cuando Cristo establezca su reino, así será. Por lo que le animo a no desmayar, ya que todo esfuerzo y sacrificio por ser fieles al Señor tendrá su recompensa. En aquel día podrá decir: VALIÓ LA PENA.

Léalo de su propia biblia, literal:

Del tronco de Isaí brotará un retoño; un vástago nacerá de sus raíces.

El Espíritu del Señor reposará sobre él:
espíritu de sabiduría y de entendimiento,
espíritu de consejo y de poder,
espíritu de conocimiento y de temor del Señor.

Él se deleitará en el temor del Señor;
no juzgará según las apariencias,
ni decidirá por lo que oiga decir,
sino que juzgará con justicia a los desvalidos,
y dará un fallo justo
en favor de los pobres de la tierra.

Destruirá la tierra con la vara de su boca;
matará al malvado con el aliento de sus labios.

La justicia será el cinto de sus lomos
y la fidelidad el ceñidor de su cintura.

El lobo vivirá con el cordero,
el leopardo se echará con el cabrito,
y juntos andarán el ternero y el cachorro de león,
y un niño pequeño los guiará.

La vaca pastará con la osa,
sus crías se echarán juntas,
y el león comerá paja como el buey.

Jugará el niño de pecho
junto a la cueva de la cobra,
y el recién destetado meterá la mano
en el nido de la víbora.

No harán ningún daño ni estrago
en todo mi monte santo,
porque rebosará la tierra
con el conocimiento del Señor
como rebosa el mar con las aguas.

En aquel día se alzará la raíz de Isaí
como estandarte de los pueblos;
hacia él correrán las naciones,
y glorioso será el lugar donde repose.

En aquel día el Señor volverá a extender su mano
para recuperar al remanente de su pueblo,
a los que hayan quedado en Asiria,
en Egipto, Patros y Cus;
en Elam, Sinar y Jamat,
y en las regiones más remotas.

Izará una bandera para las naciones,
reunirá a los desterrados de Israel,
y de los cuatro puntos cardinales
juntará al pueblo esparcido de Judá.

Desaparecerán los celos de Efraín;
los opresores de Judá serán aniquilados.
Efraín no tendrá más celos de Judá,
ni oprimirá Judá a Efraín.

Juntos se lanzarán hacia el oeste,
contra las laderas de los filisteos;
juntos saquearán a los pueblos del este,
dejarán sentir su poder sobre Edom y Moab,
y se les someterán los amonitas.

Secará el Señor el golfo del mar de Egipto;
pasará su mano sobre el río Éufrates
y lanzará un viento ardiente;
lo dividirá en siete arroyos
para que lo puedan cruzar en sandalias.

Para el remanente de su pueblo,
para los que hayan quedado de Asiria,
habrá un camino, como lo hubo para Israel
cuando salió de Egipto. Isaías 11:1-16 - NVI.

¡Que El Señor le bendiga!



www.ElArbolVerde.com
Sígueme → Google.com/+StanleyGomez y twitter.com/stgomez7

Etiquetas