Sobre mí

COMO ESCRITOR.

Al comenzar este relato, debo decir que mi mayor inspiración es El Señor Jesucristo, a quien deseo exaltar con mis publicaciones. El internet es solo una herramienta de la que hago uso.

No soy un escritor refinado, si es que me pudiera llamar escritor, por el respeto que merecen los escritores verdaderos; tampoco me considero alguna especie de líder religioso o guía espiritual, aunque hago trabajo de evangelización. Tengo un estilo propio y único al escribir con el cual me conocen mis lectores. Nunca he estado ni estoy en competencia con nadie. No busco ser el mejor ni el protagonista en los acontecimientos; sin embargo, admito que me esfuerzo cada día por mejorar mi estilo.

Soy coloquial con mis amigos, pero guardo distancia de los orgullosos, arrogantes y vanidosos, no están en mi lista, lo siento. Respeto a los pastores pero los prefiero a distancia, sólo a algunos de ellos considero mis amigos, a los que se bajan del pedestal; aunque algunos dejan mucho que desear como Ministros, admito que ejercen una labor muy noble y digna de admiración.

Me identifico mejor con los de abajo, respeto a los de arriba por cuanto así debe ser. Mi respeto y admiración para Jesucristo como Mi Salvador y Redentor de la humanidad a todo aquel que cree, y mis respetos también para todos Sus siervos.

Ante las difamaciones prefiero callar porque así lo dijo Cristo en Mateo 5:11-12. No me gusta entablar peleas con nadie, ni tomar venganza contra quienes me calumnian; para mí, todo creyente debe procurar no manchar la honorabilidad de las personas. Cuando alguien se propone atacarme, prefiero acudir al ayuno y oración como único recurso en mi defensa. ¡Que se las arreglen con Mi Salvador!

Mis temas son vivencias personales como cristiano, son por lo general subjetivas, y van dirigidas a conversos como también a no conversos; pienso que cualquier lector puede sacar algún provecho de estas experiencias al tener la oportunidad de leerlas.

En todo, a Dios sea la gloria por todos los siglos, amén.

Un saludo.

Stanley Gómez.


Etiquetas